Informe de la 42ª. Feria Internacional del Libro

13099044_1164169723627285_1203854097_n

Del 21 de abril al 9 de mayo, en Buenos Aires se llevó a cabo un evento tradicional, uno de los aspectos más destacados del año, que atrae a una gran cantidad de personas de todo el continente – es la “42ª. Feria Internacional del Libro”. Es un cruce entre exposiciones de libros y eventos culturales, y donde escritores y autores dan sus charlas. El año pasado, mi libro «Brotes pisoteados» estuvo en esta feria, pero debido a que este libro era relativamente desconocido (lo publicó una editorial pequeña), todo se limitó a exponerlo en un stand de libros y su venta. Este año «Brotes pisoteados» se hizo muy famoso. Fue reeditado con una nueva portada y dos capítulos adicionales, y se vende en grandes librerías. Por eso me otorgaron dos días y el escritorio personal de autor para presentar mi libro en este evento. Me realizaron varias entrevistas, tuve una gran comunicación con los lectores, y se entregó un video con mis comentarios para el Ministerio de Derechos Humanos.

¿Qué puedo decir sobre el evento en comparación con el año pasado? En primer lugar, que este año Rusia no tuvo su stand. El año pasado, Rusia ocupó un lugar central en la feria y en el periódico de la feria, (que se imprime especialmente para este evento), se compró una página entera. El conjunto de libros de su stand era bastante extraño: literatura acerca de la Segunda Guerra Mundial (en ruso), alguna propaganda aburrida y un poco de libros de Dostoievski y Tolstoi. Yo habría hecho una selección muy diferente, ya que la Segunda Guerra Mundial no es tan importante ni interesante para los argentinos, es casi lo mismo que para los rusos la Guerra del Chaco: es un conflicto lejano y oscuro, que cayó profundamente en una picadora de carne sanguinolenta. Sin embargo, para los líderes rusos “la cultura rusa” no existe: en su mente sólo existe la “cultura Soviética”. Así que en vez de la política normal que se muestra regularmente por el mundo ellos muestran su circo agresivo. También en lugar de enviar a la exposición internacional los libros de Chéjov, Goncharov, Bunin, los poetas de la Edad de Plata, y contemporáneos – Vitukhnovskaya, Sorokin, o Pelevin, enviaron literatura acerca de “Los halcones de Stalin” y del aburrido Iskander.

¡Con este enfoque, la política exterior neo-soviética de Rusia está condenada!…Y está bien, gracias a Dios. Todo esto sucedió cuando Kirchner, que adoraba a Putin, Ahmadineyad, Rouhani, Chávez, Maduro, Hamas y caracteres similares; adhiere a la posición tradicional de “tercer mundo”; arruinando y robando a su país (ahora hay varias demandas contra kirchneristas); aplastando a la oposición. Kirchner odiaba al capitalismo y a Occidente – e hizo todo lo que suelen hacer las marionetas del Kremlin, y antes de ellos, los títeres soviéticos. Con la llegada del presidente Mauricio Macri, se puso fin a la idiotez de la izquierda, las prioridades argentinas han cambiado, y la amistad “ideológica” con psicópatas, inadaptados y los líderes neo-soviéticos se reemplazaron por la asociación con Europa, los EE.UU. y vecinos de la región. No sé si hay alguna conexión entre estos fenómenos, pero el stand de Rusia desapareció. Todos los demás stands están, pero el ruso no.

El stand de Ucrania que el año pasado se veía muy simple se enriqueció. El libro “La oración de Chernobyl” de Aleksievich se ha presentado … Desde que ella recibió el Nobel, esta escritora se ha vuelto extremadamente popular en toda America Latina y siempre veo los libros de ella en las librerias.

Israel, tradicionalmente, ha presentado exclusivamente literatura infantil, como el año pasado.

Los estadounideses han cambiado el enfoque – el año pasado intentaron sin éxito comunicarse con los visitantes de habla española en Inglés y ofrecer cordialmente los servicios y consejos de su propia embajada, luego en 2016, se han basado en la interactividad. Muchos monitores, materiales visuales, novedades tecnológicas. En realidad, no vi los libros. Como resultado, mi impresión general es que resultó un poco vacía, no débil, a pesar del dinero gastado en el diseño y la tecnología.

Italia y Brasil presentaron su libros en stands muy grandes, hermosos y bastante atractivos.

Armenia se destacó por la literatura de genocidio y recuerdos de tipo religioso. El año pasado, en el stand de Derechos Humanos los libros sobre el genocidio armenio se presentaron también, junto con los libros sobre el Holocausto y el Holodomor.

La victoria para el mejor diseño fue el stand de Borges. Me presenté a la Sociedad Argentina de Escritores. Estaba también su director Alejandro Vacarro (especialista en Borges), y su vicepresidente, Ernesto Fernández Núñez (especialista en Freud). El último es una persona agradable que recientemente he entrevistado en la radio. Mi colega del aire, Nacho Perez, por cierto, ha criticado la Feria por la “gran superficie” dedicada a la literatura del cómics. Eso es lo que es – los cómics y libros con imágenes para niños realmente eran la mayoría.

¡La realización de la Feria fue simplemente genial!

Creo que los organizadores, también estaban felices porque a lo largo del evento en las cajas de entradas se veían enormes colas de gente.

Mucha gente concurrió a la Feria. En la exposición sonaban varios idiomas como español, portugués, inglés e italiano. El ambiente era muy positivo.

Leave a Comment